lunes, 19 de febrero de 2018

4. Reino para ellos - Mateo



(Mt 19, 14) Pero Jesús les dijo: “Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a mí, porque el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos”. [Mc 10, 14-15; Lc 18, 16-17]


Respecto a la tradición sinóptica de esta frase de Jesús, no habría mucho para agregar habiendo ya analizado la expresión en el Evangelio según Marcos. El sentido principal es el mismo: el niño no representa aquí a la inocencia ni al niño como pequeño miembro de la familia, sino que lo hace como marginal. El niño palestino es el último, el que está fuera de la escala social, el olvidado, el que no tiene presente. Los discípulos del Reino debiesen hacerse últimos y marginales con los últimos y marginales de Palestina. Dijimos que heredar el Reino es un compromiso, pues bien, los discípulos de Jesús están comprometidos a empequeñecerse, de lo contrario, ni son discípulos ni están comprometidos con el proyecto de Dios.

lunes, 5 de febrero de 2018

3. Reino para ellos - Mateo



(Mt 18, 1-4) En aquel momento los discípulos se acercaron a Jesús para preguntarle: “¿Quién es el más grande en el Reino de los Cielos?”. Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: “Les aseguro que si ustedes no cambian o no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los Cielos. Por lo tanto, el que se haga pequeño como este niño, será el más grande en el Reino de los Cielos”. [Mc 9, 33-37; Lc 9, 46-48]



Esta escena conceptual es común a los tres Evangelios Sinópticos, pero mientras Marcos y Lucas relatan que los discípulos discuten sobre quién es el más grande entre ellos, Mateo amplía el campo de discusión del debate y los hace preguntarse quién es el más grande en el Reino de los Cielos. Ya no estamos sólo en el ámbito del discipulado, del pequeño grupo que acompaña a Jesús en su caminar por Palestina, sino que el planteo es sobre el gran Reino, sobre esa majestuosidad enorme e indescriptible que tiene por Rey a Dios. Y también a diferencia de los otros dos autores, en Mateo los discípulos se lo preguntan a su Maestro abiertamente, mientras que en Marcos y Lucas es Jesús quien descubre que están hablando a sus espaldas. La pregunta es válida, pero Jesús sabe que es una pregunta que esconde una intención de tener más, de ocupar un puesto superior, de tener súbditos.

martes, 30 de enero de 2018

2. Reino para ellos - Mateo




(Mt 13, 52) Entonces Jesús agregó: “Todo escriba convertido en discípulo del Reino de los Cielos se parece a un dueño de casa que saca de sus reservas lo nuevo y lo viejo”.



Los escribas, de primera mano, en una lectura rápida de Mateo, quedarían fuera del Reino. Están apegados a la ley más que a Dios mismo, cargan a los demás con pesos insostenibles que ni ellos cumplen, explican la Ley según su conveniencia, se hacen a sí mismos los únicos intérpretes de la Palabra, ahogando las demás manifestaciones de la misma. No son para nada el modelo del discípulo que pretende Jesús. Pero sorprendentemente, en este final del capítulo 13 del Evangelio, son nombrados bajo la posibilidad de que estén en el Reino de los Cielos. Condición ineludible para ello es que sean escribas discipulados para el Reino.

miércoles, 24 de enero de 2018

1. Reino para ellos - Mateo



(Mt 5, 3) “Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos” [Lc 6, 20]

Mateo tiene un elenco de personajes o estereotipos que ingresan o heredan el Reino, y un elenco de los que no lo hacen. Con esta lista virtual, no ordenada, el autor presenta modelos a seguir. El discipulado, más allá de tener la guía de la persona de Jesús, debería fijarse en estas representaciones que ofrece el Evangelio para moldear su existencia y para transformar el mundo. Porque, ciertamente, más allá de lo personalista, de salvarse a sí mismo, los modelo que presenta Mateo son una demostración de las maneras que pueden cambiar la sociedad. Si todos fuesen como los pobres en espíritu, como los escribas convertidos o como los niños, la transformación no se haría esperar.

viernes, 19 de enero de 2018

2. Reino para todos - Mateo



(Mt 9, 35) Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias. [Lc 8, 1]


Como ya anunciamos, Mateo utiliza dos frases muy similares para describir la expansión de la Buena Noticia del Reino y su camino hacia la universalidad. Este versículo contiene, básicamente, los mismos elementos que el versículo anterior, con leves modificaciones, que son las que nos interesan. La estructura básica es, primeramente, la mención del nombre Jesús, seguido de la especificación del lugar de acción, y finalmente las tres acciones básicas del ministerio: enseñar, proclamar y curar.

lunes, 15 de enero de 2018

1. Reino para todos - Mateo



(Mt 4, 23) Jesús recorría toda la Galilea, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias de la gente. [Lc 4, 43]


La proclamación de la Buena Noticia del Reino es bastante abierta. Como veremos en esta sección, Mateo utiliza dos frases muy similares separadas por cinco capítulos para narrar la expansión de la predicación de Jesús. Es una predicación mezclada con enseñanza y con alivio del sufrimiento de la gente. Este dato es importante, sobre todo en Mateo. La Buena Noticia es indisoluble del alivio del sufrimiento. Gran parte del eje de la praxis del Reino está puesto en la carga que representan las enfermedades, las dolencias y las opresiones: Jesús es el Siervo Sufriente que pone sobre sus hombros esa carga del pueblo (cf. Mt 8, 17; Mt 11, 29-30). Y el Reino, a la postre, es una invitación a cargar el sufrimiento del otro para aliviarlo.

jueves, 11 de enero de 2018

5. El Reino que llegará - Mateo


(Mt 26, 29) Les aseguro que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el Reino de mi Padre. [Mc 14, 25; Lc 22, 18]



Esta frase de Jesús es común a los tres Evangelios Sinópticos, y ya analizamos las posibles interpretaciones de la misma en el apartado sobre Marcos. Algunos creen que es una frase escatológica pura, con la proyección de un deseo en un futuro muy futuro, que sería el famoso Día del Señor del Antiguo Testamento; otros interpretan un voto de ayuno, parecido a los votos de los nazireos, en espera del triunfo del Reino; algunos más creen que Jesús se priva del vino de la alegría en esta tierra, porque la tierra está atestada de oprimidos infelices que no pueden compartir el vino, por lo tanto, lo volverá a tomar cuando todos puedan participar del banquete, y entonces sea vino nuevo en un mundo nuevo.